sábado, 24 de noviembre de 2012

Los involucrados en el bullying

para que una situación de violencia se considere un acto de bullying requiere de tres actores: La víctima, el agresor y el espectador, y cada uno tiene características claramente identificadas:

La víctima es la persona que recibe y padece las agresiones. Suele ser personas tímidas o ensimismadas, que han vivido bajo la sobreprotección de los padres, por lo regular, son físicamente menos fuertes que sus agresores.
El agresor es quien ejerce la violencia o el abuso sobre la víctima. Suele ser alguien físicamente fuerte, dominante, con conductas antisociales y con un grado de indolencia hacia todo.
El espectador es por lo general un compañero que observa los actos de intimidación que el agresor ejecuta hacía su víctima. Desempeña un papel importantísimo en la intimidación, ya que al reírse o minimizar el maltrato contribuye a que el agresor persista en sus actos. Su participación para solucionar el acoso es fundamental, ya que puede contener el abuso si evita fomentar o apoyar a las víctimas si denuncia las agresiones. Una de las estrategias más efectivas de reducir el hostigamiento es trabajar con el espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada